PUEDES AYUDAR

martes, 6 de noviembre de 2012

Hemocromatosis y análisis de sangre

Hoy en hemocromatosis veremos la relación entre un análisis de sangre rutinario y nuestras enfermedades.
Hace ya bastantes años me realizaron una extracción de sangre rutinaria, de esas que la empresa te programa para evaluar tu estado de salud. Todos los resultados fueron normales, a excepción de la hemoglobina y el hematocrito que fueron elevados. la enfermera que me realizó la extracción me comentó que tenía la sangre muy densa, que le costaba trabajo conseguir llenar los tubos de muestras.

Cuando hace un par de años se incluyó en una nueva analítica la ferritina, todo comenzó a cuadrar y las respuestas a los síntomas que ya padecía hacía años. Color de piel oscura, como bronceado todo el año, podríamos llamarlo "buen color de cara", cansancio, dolor en las articulaciones, etc.

La sangre más densa era debido al exceso de hierro que estaba acumulando y me hacían aumentar la hemoglobina y el hematocrito, ya que tienen una relación directa. recordar que la hemoglobina es la encargada del transporte de gases por el organismo y que contiene hierro para realizar esta función, el hematocrito es la relación que existe entre la parte sólida de la sangre respecto a la líquida una vez centrifugada la muestra. si os resulta difícil de entender os lo explico fácilmente:

Cuando realizamos un análisis de sangre, para determinadas determinaciones o parámetros bioquímicos necesitamos trabajar con el plasma o suero de esa sangre, la mejor manera de conseguir estas porciones es la centrifugación. Al someter la sangre a una alta velocidad de centrifugación conseguimos que se depositen el la parte baja del tubo de muestra todos los elementos sólidos y que quede arriba la parte líquida. Esa porción se llama suero si la sangre no ha sido tratada con anticoagulantes y plasma en el caso de contener algún tipo de anticoagulante, gracias a este mecanismo se impide la coagulación y el plasma resultante contiene los factores de la coagulación, mirad la imágen siguientes:

hemograma,análisis de sangre,plasma,suero,hematocrito


Podéis ver el primer tubo como la sangre se separó, en dos fases, arriba la líquida y abajo la sólida.
La parte solida son los hematíes, los leucocitos y las plaquetas.
En el tubo de la derecha podéis ver la sangre completa, aún no a sido centrifugada ni la hemos dejado en reposo para que los elementos sólidos precipiten por efecto de la gravedad.

Y si afináis un poco vuestra mirada podéis a simple vista incluso calcular el hematocrito, la relación entre la parte sólida y la líquida. Enel caso de la imagen aproximadamente existe casi la misma proporción entre ambas, más o menos la mitad, el valor del hematocrito se expresa en %. Aquí en este ejemplo yo diría que andaría por un 50%.
Hoy en día todos estos cálculos son realizados de forma automática por contadores o hematímetros, que en menos de un minuto nos analizará una muestra y nos dará cientos de valores, una tarea que hace 30 años nos llevaría una hora mínimo.

En esos 60 segundos, los valores que se obtienen son:

Contage de células y su tamaño. Leucocitos, hematíes y plaquetas.
Fórmula leucocitaria. Neutrófilos, basófilos, eosinófilos, linfocitos y monocitos.
Hemoglobina, hematocrito y un sinfín de valores obtenidos aplicando fórmulas matemáticas. VCM, CHCM, HCM. Son de forma abreviada las siglas de: volumen corpuscular medio, concentración de hemoglobina corpuscular media, hemoglobina corpuscular media,

Todo estos resultados se obtienen utilizando un tubo de muestra especial para hemograma, suelen tener el tapón de color lila o morado, y contienen un anticoagulante para impedir que la muestra coagule y poder realizar las mediciones.

Por el contrario para determinar los parámetros bioquímicos necesitamos  la parte líquida, ya sea plasma o suero. Así en un analizador bioquímico podremos conseguir resultados para, y a modo de ejemplo:
Glucosa, colesterol, triglicéridos, hierro, ferritina, urea, ácido úrico, iones, calcio, fósforo, creatinina, PCR, CK, CK-MB, troponinas, y decenas de más parámetros.

Aquí el tiempo necesario es más que para un hemograma y también depende de las determinaciones solicitadas por el facultativo, ya que algunos parámetros son calculados en un minutos y otros pueden necesitar hasta media hora.

En nuestro caso, en hemocromatosis y demás patologías  por alteración en los mecanismos del hierro que conllevan un aumento en su asimilación, basta con un solo dato para hacer saltar la alarma: La ferritina, un valor elevado, fuera de los rangos de normalidad desencadena estudios posteriores para confirmar o desmentir la presencia de algún tipo de desorden que nos hace acumular, aumentando los depósitos del mineral que nos lleva de cabeza. El hierro.

Espero que os guste o al menos os sea interesante el post de hoy.
Un saludo. Jesús Moreno.

4 comentarios:

  1. Hola Jesús, sólo felicitarte por tu Blog ya que ayudas a muchas personas. Por favor sigue así, todo lo que escribes es muy interesante.

    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras.
      Los comentarios me hacen seguir, Son un aire de aliento. Gracias de nuevo.

      Eliminar
  2. Hola, me gustaría saber con qué especialista hay que ir si se sospecha de hemocromatosis y se tiene hígado graso ya diagnosticado?
    Nadia.

    ResponderEliminar
  3. Hola Nadia. Puedes visitar a un hematólogo o un digestivo. Primero hay que ver que la ferritina esté elevada, después solicitar el test genético.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.